04 diciembre 2006

Lo Sagrado Femenino

No es difícil imaginar a las primeras sociedades de este planeta sentirse con la necesidad de encontrarle sentido a la realidad, más allá de la caza, la procreación, la organización, la comunicación, la convivencia. Parece innata esa inconformidad que nos lleva a preguntarnos por lo superior, como si desde siempre sospecháramos que existe algo (que se nos escapa del entendimiento) que nos dota de fuerza, de vida, de energía, además del alimento o el descanso.

No es difícil imaginar a estos pobladores encontrando esas primeras respuestas (o más bien, esas primeras preguntas (o esas primeras representaciones)), no en el cielo o en la naturaleza (eso habría de venir después), sino un poco más cerca, a su lado. Estoy seguro que en muchos hábitat primigenios las primeras deidades fueron las mujeres, no tanto esas diosas femeninas de los griegos o los precolombinos en América, sino las mismas mujeres de una aldea, de una de tantas pequeñas sociedades ubicadas a lo largo de África, Asia, qué sé yo.

Lo sagrado femenino es lo primer sagrado que (seguramente) existió. Tan sólo con el hecho de la gestación y el alumbramiento. Ese hecho, vuelto conciencia, es muy poderoso para empezar a comprender el sentido de lo real, del cosmos representado en la tierra. Así, poco a poco fue desarrollándose esta alegoría al punto de tener lo siguiente: el Padre es espiritual, la Madre es la Madre Tierra, resultado de ambos somos los hijos, esos habitantes espirituales de éste planeta...

Mujer, dadora de vida, ¿qué mayor cosa sagrada que esa? Lo hermoso de esto es que en ese misticismo no está ella sola, necesita de un complemento para que se pueda generar, pero es en su interior donde todo lo demás ocurre, es en su ombligo donde está simbolizada la interacción vital de lo externo e interno, de lo sagrado, de lo superior (para el feto, lo superior es su madre, quien le va dando herramientas de todo tipo para dotarlo de fuerza, vida y energía para ir evolucionando, dentro y fuera de la placenta).

Ya en el exterior, seguimos buscando esa relación con lo sagrado, esa dicha interacción vital de lo externo y lo interno, lo profundo y mundano, lo celestial y terrestre. Y sobre todo buscamos ese ombligo que nos enlace con ambos planos (o sea, que nos dé una realidad integrada).

Por eso la mujer es la que nos va permitiendo representar esa gran energía de la que hablan budistas, judíos, tarotistas, místicos, metafísicos, poetas, etc.; con ella nos es fácil empezar a comprender lo inexplicable, lo incomprobable, lo que está en otro plano; con ella, por lo general, comienza el éxodo. La mujer es un símbolo lleno de posibilidades, de mensajes, al igual que el hombre, sólo que los mensajes de Ella me parecen de una belleza rara, una belleza que devela los bordes de lo sutil.

7 comentarios:

SONY_EXTREME dijo...

hOLA Q TAL.

ESTOY DE VUELTA.

GRACIAS POR PASAR EN MI AUSENCIA.


UN ABRAZO.

eduardodegortari dijo...

Creo que tienes mucha razón en lo que dices.
Saludos.

piquis dijo...

eii!! no imaginaba q la palabra mujer pudiera simbolizar tanto, osea si pero no d la manera en q lo describes jeje; q bueno q lo encontrast y q crees mi bufanda d hoi es roja y la tuya?? t mando saludos!! ya empece la pinturita solo falta pintar el fondo y pegar `parte del mismo, casi nada verdad? jaja!! tanks porq ya m anim a pintar con la invitación!!

chaou!! y pues si,me encanta el cine!! esperare criticas pues a todo esto a q t dedicas?

claudiapop dijo...

Creo que mas que ser sagradas las mujeres, o algo siento... que hemos podido desarrollar un instinto y el echo de poder tener un ser dentro nuestro, nos hace creadoras de vida. Por eso somos especiales

betti dijo...

siempre hablando mucho, muy analítico ¿cómo le haces?
¿por qué a mi no me invitaste a pintar?
bueno pues equis

JeJo dijo...

- Muy bueno el desarrollo del tema .
Comparto.
Igualmente considero que las mujeres son un verdadero misterio indecifrable .
Saludos.

Marco Antonio dijo...

"No es difícil imaginar...", "Parece innata...", "Estoy seguro...", "(seguramente) existió..."... Querido amigo.. tus opiniones solo son un conjunto de conjeturas sin ningún fundamento científico, histórico, sociológico, escriturístico, etc. Solo eso.... un conjunto de conjeturas... y lo digo porque hay que ser lo suficientemente maduro para expresar afirmaciones que puedan dañar el conocimiento y la formación de otras personas... No es justo expresar "conjeturas" en forma de "verdades" y hacer errar a mentes poco preparadas... Para la próxima un poco más de responsabilidad literaria.